Reiki: el poder sanador de la luz

Hace unos días leí un artículo titulado La mentira del Reiki como terapia complementaria y por la percepción que tuve al leerlo veo en este articulo un gran desconocimiento sobre el tema.

Para empezar diré que Mikao Usui  no era budista puesto que era católico y además licenciado en teología por una universidad americana. El Dr Usui daba clases en un colegio católico japonés y un buen día alguno de sus alumnos le pregunto qué tipo de técnica usaba Jesús  para sanar a los enfermo. Evidentemente no supo qué responder y este fue el motivo por el cual decidió estudiar teología, además de investigar sobre el tema.

Es cierto que si hubiese que datar el nacimiento del Reiki como terapia sería difícil, pero sutras tibetanos indican que se podría datar unos 800 años anteriores al nacimiento de Jesús, es decir en tiempos de Sidharta Gautama.

Todo esto considero que es poco relevante porque lo importante de la cuestión es si el Reiki produce algún efecto terapéutico o no, y puedo asegurar que yo como terapeuta riguroso afirmo categóricamente que sí es una terapia eficaz.

Actualmente hay infinidad de personal sanitario, médicos, psicólogos, enfermeras y otros iniciados en esta técnica y esto lo afirmo porque han sido iniciados por mí.

¿Qué ocurriría si yo afirmase que la psicología es una ciencia imperfecta y en muchos casos inútil porque no es capaz de solucionar casos que otras terapias sí han solucionado? Y no me refiero a la ingestión de productos basados en la fitoterapia, sino mas bien utilizando Reiki por ejemplo.

Hay un gran número de doctores, metafísicos, etc.  Brian Weiss, Dr. Dharma, Singh, Masaru Emoto y otros muchos más exponen con ejemplos reales aquello que enseñan y comparten y mi consideración hacia ellos es de respeto aunque pudiera estar en desacuerdo en algunas de las cosas que explican.

Hoy disponemos de herramientas con las que medir el espectro térmico y lumínico que se produce al activar los protocolos de Reiki, como la cámara kirlian y las cámaras térmicas, escáneres, etc. Luego, si esto se puede visualizar o medir, es sencillamente porque existe esa energía en acción, de lo contario no visualizaríamos nada. Por ello considero un despropósito negar lo evidente.

Si bien es cierto que en la ejecución de este tipo de terapias puede haber fraude, es más, yo constato que sí lo hay, también hay psicólogos, cirujanos, odontólogos, ginecólogos, traumatólogos que pueden ser auténticos estafadores, aunque afortunadamente creo y confío plenamente en estos terapeutas porque desde su origen un médico vocacional estudia  las técnicas necesarias para salvar vidas.

La medicina alópata no es la panacea ni el santo sanctórum que soluciona todos los problemas porque tan solo incide en una parte del ser humano, ya que otra parte radica en la aptitud de los enfermos para ser sanados y aquí entra el poder de la mente. Me gustaría recordar que el origen de la medicina o mejor dicho la farmacología radica en el uso de las plantas, lo que hoy llamaríamos fitoterapia y los que aman la profesión no debieran de mirar a esta otra alternativa con recelo, porque no se trata de competir sino más bien de aportar soluciones. Sin más. Hoy las empresas farmacéuticas se han convertido en grandes monopolios que crean un sinfín de enfermedades para luego crear la solución a las mismas. Pero claro, la mayoría de los profesionales son auténticos servidores de estos monopolios y digo esto porque la mayoría de la población no tiene absceso a una atención sanitaria de calidad. Los médicos disponen de un breve espacio de tiempo para atender a sus pacientes y esto hace que en muchas ocasiones y ante los efectos secundarios de la farmacología convencional prescrita, los enfermos busquen otro tipo de alternativa.

Afirmo esto porque si leemos con atención los prospectos de la mayoría de fármacos nos damos cuenta que si sanamos de la patología que tenemos, podremos acabar generando otra patología nueva. Esto no es una apreciación individual porque los propios folletos informativos de cada fármaco así lo reconoce. Luego, la medicina alópata no es inocua.

A las afirmaciones “no es una práctica científica”, “no es una práctica eficaz”, “no es una práctica inocua”, “no es una terapia complementaria”, me gustaría saber en que están basadas porque para hacerlas creo que como poco uno mismo debería haber experimentado con esta otra forma de tratar a los que enferman. Afirmar sobre lo desconocido es una barbaridad y una temeridad.

Imaginemos que yo afirmo que las filosofías religiosas son una patraña, una falsedad creada para alimentar y someter a una parte de la población, una técnica perfectamente creada para inducir  y someter la mente de los humanos y me gustaría recordar que la psicología utiliza sistemáticamente  el control inducido sobre la mente humana y cuando no es posible hacerse con este control, entra la química en juego, creando así auténticos adictos a los fármacos inhibidores de la voluntad.

El amor a la humanidad es procurar de que todos recibamos todo aquello que esté disponible para hacer de nuestra vida algo más bello y saludable. Pensar de forma radical creo que no beneficia a nadie ya que tan solo enfrenta y confunde y no se trata de conmigo o contra mí,  sino más bien de todos para todos.

Hemos de asumir que abusones, farsantes y muchísimos falsos gurús tienen hoy en día  confundida a gran parte de la humanidad y que estos tristemente seguirán existiendo y ensuciando el buen hacer de infinidad de médicos y terapeutas. Pero no por ello hemos de ser apestados o algo similar.

El cuerpo humano está compuesto principalmente por agua y existen pruebas documentales como las aportadas por Masau Emoto en su libro Los mensajes del agua, que afirman que el agua como elemento es susceptible de modificaciones en su orden molecular dependiendo del entorno y de una proyección mental u otra hacia dicho elemento. Por lo tanto, al aplicar Reiki,  creamos una proyección de equilibrio vibratorio para que el agua no pierda su orden natural. El agua es un elemento al que si bajamos su vibración, se congela y pasa a ser sólido. Si elevamos su vibración, éste se evapora y pasa a estado gaseoso. Si lo hacemos vibrar a su frecuencia natural, el agua tan solo es agua.

El Reiki equilibra esta frecuencia y ayuda a vibrar en el equilibrio. No hay grandes misterios aunque el Reiki tiene otras facetas como la cirugía, la meditación, etc. Nuestros antecesores nos han dejado un gran legado: yoga, meditación, astronomía, astrología y otro sinfín de ciencias. Podemos creer o no en esto y no pasará nada por ello, porque vivir desde el libre albedrio permite que como individuos decidamos nuestras propias creencias.

En España existen varias asociaciones de Reiki tales como la Federación Española de Reiki, a la cual pertenezco. Dichas asociaciones velan por una buena praxis y trabajan para que la práctica de esta terapia sea honesta y armónica.

Seamos sabios y no permitamos que otros decidan por nosotros lo que está bien o no, lo que es políticamente correcto o no y con ello, conseguiremos romper las cadenas que nos encadenan a aquellos que se creen en posesión de la verdad absoluta.

Omnia Vincit Amos

Siri Prakash (Blas Martin)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>