Reiki: el poder sanador de la luz

Hace unos días leí un artículo titulado La mentira del Reiki como terapia complementaria y por la percepción que tuve al leerlo veo en este articulo un gran desconocimiento sobre el tema.

Para empezar diré que Mikao Usui  no era budista puesto que era católico y además licenciado en teología por una universidad americana. El Dr Usui daba clases en un colegio católico japonés y un buen día alguno de sus alumnos le pregunto qué tipo de técnica usaba Jesús  para sanar a los enfermo. Evidentemente no supo qué responder y este fue el motivo por el cual decidió estudiar teología, además de investigar sobre el tema.

Es cierto que si hubiese que datar el nacimiento del Reiki como terapia sería difícil, pero sutras tibetanos indican que se podría datar unos 800 años anteriores al nacimiento de Jesús, es decir en tiempos de Sidharta Gautama.

Todo esto considero que es poco relevante porque lo importante de la cuestión es si el Reiki produce algún efecto terapéutico o no, y puedo asegurar que yo como terapeuta riguroso afirmo categóricamente que sí es una terapia eficaz.

Actualmente hay infinidad de personal sanitario, médicos, psicólogos, enfermeras y otros iniciados en esta técnica y esto lo afirmo porque han sido iniciados por mí.

¿Qué ocurriría si yo afirmase que la psicología es una ciencia imperfecta y en muchos casos inútil porque no es capaz de solucionar casos que otras terapias sí han solucionado? Y no me refiero a la ingestión de productos basados en la fitoterapia, sino mas bien utilizando Reiki por ejemplo.

Hay un gran número de doctores, metafísicos, etc.  Brian Weiss, Dr. Dharma, Singh, Masaru Emoto y otros muchos más exponen con ejemplos reales aquello que enseñan y comparten y mi consideración hacia ellos es de respeto aunque pudiera estar en desacuerdo en algunas de las cosas que explican.

Hoy disponemos de herramientas con las que medir el espectro térmico y lumínico que se produce al activar los protocolos de Reiki, como la cámara kirlian y las cámaras térmicas, escáneres, etc. Luego, si esto se puede visualizar o medir, es sencillamente porque existe esa energía en acción, de lo contario no visualizaríamos nada. Por ello considero un despropósito negar lo evidente.

Si bien es cierto que en la ejecución de este tipo de terapias puede haber fraude, es más, yo constato que sí lo hay, también hay psicólogos, cirujanos, odontólogos, ginecólogos, traumatólogos que pueden ser auténticos estafadores, aunque afortunadamente creo y confío plenamente en estos terapeutas porque desde su origen un médico vocacional estudia  las técnicas necesarias para salvar vidas.

La medicina alópata no es la panacea ni el santo sanctórum que soluciona todos los problemas porque tan solo incide en una parte del ser humano, ya que otra parte radica en la aptitud de los enfermos para ser sanados y aquí entra el poder de la mente. Me gustaría recordar que el origen de la medicina o mejor dicho la farmacología radica en el uso de las plantas, lo que hoy llamaríamos fitoterapia y los que aman la profesión no debieran de mirar a esta otra alternativa con recelo, porque no se trata de competir sino más bien de aportar soluciones. Sin más. Hoy las empresas farmacéuticas se han convertido en grandes monopolios que crean un sinfín de enfermedades para luego crear la solución a las mismas. Pero claro, la mayoría de los profesionales son auténticos servidores de estos monopolios y digo esto porque la mayoría de la población no tiene absceso a una atención sanitaria de calidad. Los médicos disponen de un breve espacio de tiempo para atender a sus pacientes y esto hace que en muchas ocasiones y ante los efectos secundarios de la farmacología convencional prescrita, los enfermos busquen otro tipo de alternativa.

Afirmo esto porque si leemos con atención los prospectos de la mayoría de fármacos nos damos cuenta que si sanamos de la patología que tenemos, podremos acabar generando otra patología nueva. Esto no es una apreciación individual porque los propios folletos informativos de cada fármaco así lo reconoce. Luego, la medicina alópata no es inocua.

A las afirmaciones “no es una práctica científica”, “no es una práctica eficaz”, “no es una práctica inocua”, “no es una terapia complementaria”, me gustaría saber en que están basadas porque para hacerlas creo que como poco uno mismo debería haber experimentado con esta otra forma de tratar a los que enferman. Afirmar sobre lo desconocido es una barbaridad y una temeridad.

Imaginemos que yo afirmo que las filosofías religiosas son una patraña, una falsedad creada para alimentar y someter a una parte de la población, una técnica perfectamente creada para inducir  y someter la mente de los humanos y me gustaría recordar que la psicología utiliza sistemáticamente  el control inducido sobre la mente humana y cuando no es posible hacerse con este control, entra la química en juego, creando así auténticos adictos a los fármacos inhibidores de la voluntad.

El amor a la humanidad es procurar de que todos recibamos todo aquello que esté disponible para hacer de nuestra vida algo más bello y saludable. Pensar de forma radical creo que no beneficia a nadie ya que tan solo enfrenta y confunde y no se trata de conmigo o contra mí,  sino más bien de todos para todos.

Hemos de asumir que abusones, farsantes y muchísimos falsos gurús tienen hoy en día  confundida a gran parte de la humanidad y que estos tristemente seguirán existiendo y ensuciando el buen hacer de infinidad de médicos y terapeutas. Pero no por ello hemos de ser apestados o algo similar.

El cuerpo humano está compuesto principalmente por agua y existen pruebas documentales como las aportadas por Masau Emoto en su libro Los mensajes del agua, que afirman que el agua como elemento es susceptible de modificaciones en su orden molecular dependiendo del entorno y de una proyección mental u otra hacia dicho elemento. Por lo tanto, al aplicar Reiki,  creamos una proyección de equilibrio vibratorio para que el agua no pierda su orden natural. El agua es un elemento al que si bajamos su vibración, se congela y pasa a ser sólido. Si elevamos su vibración, éste se evapora y pasa a estado gaseoso. Si lo hacemos vibrar a su frecuencia natural, el agua tan solo es agua.

El Reiki equilibra esta frecuencia y ayuda a vibrar en el equilibrio. No hay grandes misterios aunque el Reiki tiene otras facetas como la cirugía, la meditación, etc. Nuestros antecesores nos han dejado un gran legado: yoga, meditación, astronomía, astrología y otro sinfín de ciencias. Podemos creer o no en esto y no pasará nada por ello, porque vivir desde el libre albedrio permite que como individuos decidamos nuestras propias creencias.

En España existen varias asociaciones de Reiki tales como la Federación Española de Reiki, a la cual pertenezco. Dichas asociaciones velan por una buena praxis y trabajan para que la práctica de esta terapia sea honesta y armónica.

Seamos sabios y no permitamos que otros decidan por nosotros lo que está bien o no, lo que es políticamente correcto o no y con ello, conseguiremos romper las cadenas que nos encadenan a aquellos que se creen en posesión de la verdad absoluta.

Omnia Vincit Amos

Siri Prakash (Blas Martin)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

El perdón en tu vida

El perdón, sagrada palabra que me recuerda que mi imperfección es el reflejo de la imperfección de mis semejantes, luego si yo reconozco en mí la imperfección, ¿cómo puedo pretender que mis semejantes sean perfectos?

El perdón en tu vida

El perdón en tu vida

Mi nombre es Siri Prakash y deseo plasmar en estos escritos mi punto de vista sobre el perdón y la relación de este con respecto a la vida, las relaciones, el trabajo, el sexo y cómo no, todo lo relacionado con el mundo y el conocimiento espiritual.

 La vida, esa gran oportunidad de retomar el camino donde lo dejaste, punto de partida de una nueva realidad y la posibilidad de ascender algún peldaño más en el camino hacia la comprensión global.

La vida, esa gran incógnita, ¿qué es la vida, quiénes somos en realidad? ¿Qué hacemos aquí? ¿De dónde venimos y hacia dónde vamos? La vida no es otra cosa que aceptar que si estas aquí es porque hay algo pendiente por experimentar. La vida trae a nosotros todas aquellas situaciones que de alguna manera van a inducirnos  a reaccionar y a interrelacionarnos con otros seres que también viajan junto a nosotros en este fantástico barco llamado vida y al fin y al cabo están aquí para ejecutar un plan similar al nuestro, aunque aparentemente estas personas sean muy diferentes a nosotros en su manera de actuar, en su forma de pensar, en su raza, en su situación geográfica, etc.

En realidad somos lo mismo experimentando cosas diferentes a un mismo tiempo.

En la mayoría de ocasiones y desde nuestra atalaya de observador, podemos caer en el juicio de valor de la mayoría de las acciones y reacciones que nuestros semejantes ejecutan en la vida cotidiana. Mientras dedicamos nuestro tiempo en enjuiciar lo que hacen los demás, estamos olvidando que nuestra verdadera misión es experimentar y comprender y a través de nuestros actos, desde la libertad más absoluta, llegar a obtener esa respuesta magistral que nos intriga: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Hacia dónde voy? Sigue leyendo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

La revolución de los humildes (IV) – la Sabiduría del Alma

¿Qué es el Alma? ¿Cuántas veces has oído hablar sobre el Alma? y ¿cuántas veces te has planteado que será eso del Alma? Bien, hoy te propongo que hagamos una reflexión al respecto. Esto no quiere decir que yo esté en posesión de la verdad ni mucho menos, tan solo intento explicar el concepto de lo que para mí es y representa el Alma y la sabiduría que ésta contiene.

El Alma, ¿qué utilidad crees que puede tener? ¿En que parte de tu cuerpo podrías almacenar las experiencias vividas?, o mejor aún, si no crees en la reencarnación, tu vida se limita a nacer y morir sin más, con lo cual, el Alma o algún otro mecanismo de almacenaje de nuestras experiencias no tendría ningún sentido.

El Alma tan solo se justifica para aquellos en los que creemos en la evolución de la especie humana, por lo que todas nuestras experiencias deberían complementar de algún modo u otro nuestra experiencia actual, aportándonos de una manera sutil, recuerdos de lo que serían estas experiencias pasadas, ayudándonos así a despertar nuestra capacidad de comprensión de todo aquello que experimentamos. Sigue leyendo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

La revolución de los humildes (III) – la Verdad

Sathya ( La Verdad )

Sathya, la verdad y la transparencia, donde no existe la posibilidad de miedo a fracasar, sino la aceptación de ser tal y como se es y de confiar que el infinito proveerá.

Sathya va directamente unido a Asteya, según mi punto de vista. Cuando se toma consciencia de la individualidad del ser y se tiene la seguridad de que para poder experimentar el plan que te toca vivir y en beneficio de tu propia evolución, has nacido con un aspecto físico y mental apropiado y este te permitirá caminar por la vida sin miedo a no gustar. Porque en realidad, ¿a quién has de gustar? Yo creo que aquí no estás para gustar a nadie, tan solo has de experimentar y comprender. Nada más. Eso no implica ser consciente que has de relacionarte con el resto de la humanidad de una manera equilibrada y racional, pero sin intentar vender nada. Te muestras tal y como eres, con tus defectos y virtudes, porque si algo es real es que si estás aquí es porque hay imperfecciones en tu ser que has de continuar trabajando. Sigue leyendo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

La revolución de los humildes (II) – el Valor

El valor, ¿qué es el valor? ¿Ser osado sin más, o haber perdido el miedo a experimentar todo aquello que a lo largo de nuestra vida transcurre? Yo plantearía hacer una reflexión sobre el tema. ¿Cómo valoraríamos nuestro nivel de valor con respecto a tu actuación y aceptación en lo que a experimentar la vida se refiere? ¿Solemos quejarnos a menudo de nuestra suerte, o bien aceptamos con valentía las situaciones que la vida nos trae? Consideraríamos interesante el poder evaluar de una manera íntima y honesta en qué nivel creemos que estamos, no obstante esta valoración no debe ser motivo de conflicto con respecto a cómo afrontamos las cosas, actuando como sabemos sin más como entraríamos a valorar esta cuestión. El valor es libertad, independencia y aceptación, bajo mi punto de vista.

Lo que yo intento transmitir es de que el valor no es otra cosa que habernos liberado de las cadenas y de la manipulación que por el mero hecho de vivir apegados a lo que llamamos sociedad impulsan tu comportamiento para no sonar en desacorde con la melodía a la que la sociedad baila y que esto pudiera producir rechazo. Sigue leyendo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

La revolución de los humildes (I) – la Honestidad

Hoy te planteo una reflexión, ¿eres honesto/a? te pido por favor que reflexiones y responde honestamente. ¿Te has planteado alguna vez esta cuestión? para ti ¿qué significado tiene ser honesto? Creo que deberíamos reflexionar qué grado de honestidad empleamos con respecto a la vida en sí, o mejor aún ¿eres transparente o bien muestras un personaje que has ido creando con el paso de los años? Puedes pensar hoy que tu vida es correcta o bien te has ido adaptando a la sociedad en función de las vicisitudes que se han ido presentando ante ti, pero ¿qué grado de valentía has empleado para ser tu mismo/a experimentando y decidiendo libremente cómo actuar y cómo vivir? No se trata de juzgar ni tan siquiera del plantearse si lo que hacemos está bien o mal, tan solo detectar nuestro grado de pureza en esta experiencia que es la vida en sí, experimentada con consciencia y en el máximo nivel de valentía y transparencia.

Cuantos hoy en día afirmamos de que nuestra vida no vale nada, solo vemos sufrimiento y oscuridad. Posiblemente tú hubieses hecho algo mas por ti, pero crees que la sociedad en la que vives te ha arrastrado hacia este mundo conflictivo y de caos. Sigue leyendo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone